Nadie entiende exactamente cómo Google ofrece sus resultados de búsqueda. El funcionamiento de su algoritmo es secreto

A medida que la red crece en tamaño y complejidad, la importancia de las búsquedas de Google es cada vez mayor. Un pequeño ajuste a su algoritmo puede redirigir enormes cantidades de tráfico web y hay decenas de personas que se dedican cada día a pensar, como posicionar una página web para que salga entre los primeros resultados. Google intenta mantener el funcionamiento de su algoritmo en secreto.

Google ha construido su imperio bajo una máxima clara: Ofrecer a los usuarios la información que buscan. Y bajo ese principio se ha construido su buscador, que ha ido cambiando en el tiempo, precisamente para que las empresas no puedan manipular intencionadamente sus páginas para ser favorecidas por el buscador.

PageRank, la médula espinal de Google

Como todos los buscadores, Google cuenta con una inmensa base de datos, que se actualiza constantemente con los contenidos que se publican en las páginas web.

La principal novedad de Google respecto al resto de buscadores de la época, es un sistema como PageRank. Google trabaja bajo la premisa de que el valor de una página puede ser determinado por la cantidad de sitios que enlazan con el mismo.

Las empresas iban aprendiendo a manipular las búsquedas a su favor.

Hoy no es fácil manipular al buscador. El software de Google analiza con qué frecuencia y dónde se buscan las palabras clave que se buscan en una página específica, cuánto tiempo permanecen las personas que llegan a la página en este, cuando se creó la página o la ubicación de la persona que hace la búsqueda.

El buscador tiene, además un ejército de calificadores humanos que informan sobre la calidad de los resultados de búsqueda. Estos determinan si las páginas que aparecen en primer lugar proporcionan experiencia, autoridad y confiabilidad.

Al final, la idea de Google es que los usuarios sigan encontrando informando relevante, contenidos de calidad, para que estos sigan confiando en el buscador.

Google ha insistido en que la ideología no es un factor que se contemple en sus resultados de búsqueda.

El buscador también se ha enfrentado a diversas acusaciones por competencia desleal. Google se limitaba a ofrecer los links con los resultados de búsqueda. Esto ha cambiado mucho con los años. Hoy Google tiene muchos más negocios que el buscador y ofrece directamente una serie de información en su página web, como dirección y teléfonos de lugares o críticas de establecimientos, lo que ha provocado tensión con las páginas que ya ofrecían ese tipo de información, que acusan a Google de favorecer sus propios contenidos.