Viajar a Italia es siempre atractivo, porque tiene tanta riqueza cultural y paisajística que no defrauda nunca. Si hay una región que merece la pena conocer, es la Toscana. Está formada por varias provincias: Florencia, Livorno, Luca, Pisa, Siena, Massa-Carrrara, Lucca, Arezzo, Grosseto y Pistoia, siendo la capital, Florencia. Todas y cada una de las ciudades y pueblos que forman esta región, tienen una gran belleza natural y arquitectónica, lo que convierte a la Toscana en una región muy visitada.

Todas las ciudades son de tamaño medio-pequeño y se pueden visitar perfectamente a pie. Casi todas las ciudades tienen serios problemas de tráfico, por lo que lo más aconsejable es viajar en transporte público o bien aparcar el coche en algún parking de las afueras y recorrer las calles andando, ya que merece la pena pasear por ellas.

En Florencia no debes dejar de visitar el Duomo, sube al campanile o a la cúpula, disfrutarás de unas vistas impresionantes. La Plaza de la Signoria es de una belleza singular, el centro neurálgico de la ciudad. Aquí están los Uffizi, un must si la pintura es un arte que te inspira.

Muy cerca está Ponte Vecchio, el primer puente medieval con arcos segmentados construido en Europa, hoy lleno de antiguas tiendas, especialmente joyerías.

Si eres un apasionado de la Edad Media, no debes perderte Siena, San Gimigniano y Volterra.

En Siena visita la Piazza del Campo, donde está el ayuntamiento y la Torre del Mangia, si te gusta la altura sube al atardecer, y disfruta de unas vistas espectaculares. Pasea todo lo que puedas, te sentirás en otra época, ya que la normativa urbana ha conseguido conservar la belleza de la ciudad medieval a lo largo de los siglos. No dejes de visitar el Duomo, otra obra que no te dejará indiferente.

San Gimigniano está a unos 45 kilómetros de Siena, y es otra ciudad que merece la pena conocer, ya que es el Manhattan medieval, con 14 torres en la actualidad, en el pasado tuvo más de 70. Las familias más importantes erigían las torres y dependiendo de su rango la altura era mayor o menor. San Gimigniano te parecerá un parque temático, por sus preciosos edificios, palacios y calles empedradas de gran belleza.

A tan solo 30 kilómetros, está Volterra, un pueblo que tuvo gran protagonismo durante la lucha en la Edad Media entre Siena y Florencia. Disfruta de esta villa amurallada, con callejuelas y rincones con más de 2.000 años de historia.