Esto no solo se ve en el ambiente de las tiendas sino también en los productos en sí, apostando por atuendos más coloridos, nuevas tendencias, nuevas prendas, nuevos estilos de vida y ropa más selecta. Demuestra que la ropa funcional masculina puede tener moda incluida, sin duda un buen enfoque dentro de un mercado que aún está desabastecido.

A comparación de otras tiendas de moda, los servicios post venta como los de sastrería no encuentran su lugar, pero se aduce que el fit está elaborado, por lo que las medidas no necesitan de este plus que otras tiendas sí dan. Sin reparo, la experiencia de compra y los tiempos, que son muy importantes para todo hombre se recortan.

Funcional, versátil, calidad y tendencia son justamente lo que todo hombre busca de una prenda, sentirse preparado ante cualquier situación.