En esa remota región habitan los Toraja, famosos por poseer una de las culturas funerarias más complejas del mundo. La vida de los Toraja gira en torno a la muerte y sus famosos ritos funerarios. Estos pueden llegar a durar varios días e incluir el sacrificio de más de una veintena de búfalos y muchos más cerdos. Se entiende pues que los animales sean un bien de grandísimo valor para ellos.

No hay mejor lugar para darse cuenta de ello que visitar el mercado de búfalos de Bolu a unos 2 km de la ciudad de Rantepao. Visitarlo es un verdadero espectáculo visual y por supuesto una fantástica oportunidad para aprender más sobre la cultura única de los Toraja.

El mercado de Bolu es bastante grande y tiene muchas secciones diferentes. Aunque puede visitarse fácilmente por libre, es mucho más interesante ir junto a un guía local ya que él se moverá como pez en el agua.

En el mercado se ven muchísimos animales. La gente acude allí a venderlos y a comprarlos por millones de rupias. Y su valor esta determinado entre otras cosas por el color del pelaje. Los búfalos de más valor son los albinos, y aún más si son albinos y tienen ambos ojos azules.

El mercado de Bolu parece salvaje, arcaico y al mismo tiempo lleno de verdad. Verdadero porque permite ver e intuir lo que hay detrás de un plato de carne. Sufrimiento y muerte de seres vivos. Cuestiones que nuestra sociedad y cultura se encarga convenientemente de relegar a los márgenes y bajo una capa de invisibilidad.

Una cosa es saber algo a través de noticias o documentales y otra experimentarlo de primera mano.

Visitar Tana Toraja resulta chocante, excitante, repulsivo y emocionante al mismo tiempo.