En épocas de vacaciones y especialmente si vives en lugares turísticos o simplemente acostumbras a recibir visitas, es necesario disponer de cierta comodidad.

Una de las soluciones prácticas y en particular si tienes espacios reducidos en casa, son muebles plegables, multifuncionales o desarmables, que puedas transformar rápidamente y adaptar a diferentes necesidades.

En este sentido, los sofás cama, deben ser de los más populares y prácticos. Además, podemos encontrar sofás cama en diferentes modelos, por lo que seguramente encontremos siempre uno que se adapte al estilo de nuestra casa y necesidades.

Un tipo muy práctico de sofá cama es el que utiliza el sistema de respaldo deslizante, que en forma vertical es un cómodo sofá de 3 plazas y al deslizarlo se convierte en cama de 2 plazas.

Otra forma puede ser una estructura de madera, sobre la cual colocar un futón: Colchón plegable estilo japonés que se tiende sobre el suelo o sobre una madera y el respaldo del sofá puede ser desarmable, para poder convertirlo en la otra parte de la cama al estilo japonés, o puede ser de respaldo deslizante. En la armazón de madera se pueden colocar unos cajones que siempre resultan muy útiles.

También podemos adaptar como sofá cama, una cama marinera, estas suelen ser muy prácticas y si le acoplamos un respaldo tendremos un cómodo sofá que nos dará la posibilidad de disponer de 2 camas.

Las posibilidades que nos ofrecen los sofás cama son muchas, pero en todos los casos nos brindan soluciones de espacio muy prácticas y funcionales, y no solo para recibir huéspedes, sino en cualquier circunstancia de espacios reducidos.

Hay otro tipo de sofás que ya no son sólo sofá cama, sino sofá litera, o sofá cucheta.

Características de los sofás camas

Si un sofá cama es demasiado duro o demasiado blando hay que descartarlo como posibilidad, no sólo porque sus asientos son incómodos, sino también porque su duración sera inferior. Se debe saber elegir correctamente los materiales de los muebles porque según el material utilizado sabremos la duración y comodidad del sofá cama. Los materiales que suelen emplearse para rellenar estos muebles son variados: Pluma, el más aconsejado, fundamentalmente por su comodidad, aunque las mismas pueden ser de oca, de ganso o una mezcla de ambas, sin embargo, en los respaldos conviene elegir las de pato por su flexibilidad.

Luego tenemos la espuma, este tipo de relleno es el más común y económico, en esta clase de sofá camas la calidad se garantiza por medio de su densidad, que debe rondar los 30 kg por asiento y los 20 kg por respaldo. Por último esta la famosa goma espuma, pero ésta posee un inconveniente, su material es bastante rígido.

Siguiendo con los parámetros fundamentales par la elección de una sofá cama nos topamos con 2 características: La estructura y la resistencia, un buen sofá cama debe poseer una estructura consistente y la mejor forma de comprobar esto es levantando dicho mueble por un solo lado.

Las patas están ligadas íntimamente a estas 2 cualidades, si las mismas se encuentran atornilladas dan más problemas debido a que son más inseguras que las que se encuentran unidas directamente a la estructura, de todas formas también tienen sus ventajas desde el punto de vista estético porque pueden cambiarse en función de la decoración. Con respecto a las correas del sofá cama, éstas se sitúan debajo de los asientos y deben ser muy resistentes para que la comodidad de los asientos sea mayor.

Por último tenemos el armazón y el tejido, el primero, está hecho de madera o acero, de ellos, el que más resistencia tiene es el de estructura metálica y por eso es el más costoso. El segundo debe elegirse cuidadosamente ya que es la tela que recubre al sofá cama y debe tener una capacidad de transpiración considerable para que su resistencia sea mayor.

Tipos de sofás camas

Sofá cama para uso diario. Seguramente, estará ubicado en el salón, así es que necesita disponer de una apertura muy sencilla. El sofá debe tener unos asientos cómodos, pero también un buen colchón de muelles fino que asegure el descanso nocturno. Observa la altura y la profundidad de los asientos, porque a menudo son más altos y cortos de lo normal . Ocurre en algunos modelos tradicionales porque necesitan espacio tanto debajo de los asientos como detrás, bajo el respaldo para alojar la estructura de la cama plegada. Al sentarte en él, las piernas deben quedar cómodamente flexionadas, los pies llegar al suelo sin problema y el asiento extenderse hasta las rodillas.

Sofá cama para uso esporádico. Si tu sofá sólo se usará ocasionalmente como cama para recibir invitados, plantéate si no prefieres disponer de un colchón autohinchable, que puedes guardar, o ubicar una cama nido en algún dormitorio. A veces no merece la pena la inversión en un buen sofá-cama, que salvo algunos modelos suele ser más caro que un sofá normal. Quizá no necesites un colchón de muelles, sino que te baste con uno de espuma aceptable.

Sofá cama desplegable tradicional. Si hace tiempo que no ves un sofá-cama tradicional, encontrarás que incorporan novedades: No es necesario retirar los cojines del sofá, ya que van adheridos a la estructura de la cama y se mueven con ella. Tienen mucho peso, así es que probablemente te lo traerán desmontado. El colchón puede ser de espuma, de látex o de mueles. Los de buena calidad pueden durar 10 años con uso diario.

Sofá cama tipo futón. Es una pieza barata, con un aspecto moderno que entona muy bien con ambientes contemporáneos. Observa: Que no se deslice cuando estás sentado, que incorpore funda, y que una vez abierta la cama, la división del futón esté centrada para puedan dormir cómodamente 2 personas. Muchos de estos sofás vienen desmontados para que los instales tú mismo, así es que presta atención a las instrucciones y revisa todo si al terminar sobra alguna pieza. No son tan duraderos como los tradicionales, pero pueden hacer un buen papel en ambientes jóvenes donde no es necesario que la decoración dure tantos años. Los mejores tienen la estructura de madera de haya y permiten ofrecen la opción de colchón de látex.

Sofá clic-clac. Este modelo se ha impuesto por su sencillez y su precio para decorar ambientes juveniles. Se trata de un sofá-cama muy básico en el que simplemente se abate el respaldo para conformar una cama bastante amplia. No suelen llevar materiales de gran calidad, así es que hay que fijarse bien en la colchoneta, el tejido y en si es posible retirar la funda. Son grandes, ya que el largo del sofá es el largo de la cama.. Algunos son articulables una vez convertidos en cama. Resultan adecuados para habitaciones secundarias y uso limitado como cama.

Sofá cama con cajón escondido. Se parece a los clic-clac en que el respaldo se abate y se desliza a la vez, pero son más pequeños, ya que la longitud del sofá coincide con el ancho de la cama. Un cajón extraíble bajo el sofá permite extender la colchoneta doblada que forma el asiento y conformar finalmente la cama. Son sencillos pero cómodos en sus 2 funciones, y resultan adecuados para habitaciones secundarias.

Una novedad son los sofás-cama con 2 camas individuales. En su estructura se parece al tradicional, pero con 2 camas que se abren individualmente, por lo que es más versátil.

También es interesante el sofá convertible en litera, un modelo increíble que permite disponer en un plis-plas de una litera y una cama nido aparte. El sofá-nido es una versión interesante, que permite tener una cama bajo el sofá en forma de cajón, uniendo las ventajas de cada pieza por separado.

Diseño de los sofás camas

Un sofá cama que tiene un gran cuidado con su ergonomía, nos permite colocar idóneamente nuestra espalda, cadera y brazos, para que nuestra espalda esté cómoda el mueble debe ser duro pero con el respaldo blando, los riñones deben quedar protegidos por el respaldo evitando el deslizamiento de nuestro cuerpo hacia abajo. La cadera de un individuo no debe permanecer mas baja que las rodillas porque a la larga el uso del sofá cama resultará incómodo, llegando a ocasionar molestias lumbares.

Con respecto a los brazos, éstos deben apoyarse en los apoyabrazos, que debe situarse a la altura del codo, no más abajo, desde hace ya varios año se comercializan modelos de sofá camas que permiten la adaptación del brazo a distintas alturas, a través de los ya conocidos brazos desmontables.

La elección de un sofá cama debe hacerse cuidadosamente considerando varios items que están estrictamente relacionados con nuestro confort y con la estética que deseamos mostrar en nuestro living o habitación, siempre debemos tratar combinar calidad, precio y confort.